Photomithos

Boda Maribi + Juan

Boda en la Hacienda Los Ángeles



Si os habéis dado una vuelta por la web, seguramente habréis leído por algún sitio lo importante que considero que haya una buena “conexión” entre los novios y el fotógrafo a la hora de realizar un reportaje de bodas.

Si os habéis dado una vuelta por la web, seguramente habréis leído por algún sitio lo importante que considero que haya una buena “conexión” entre los novios y el fotógrafo a la hora de realizar un reportaje de bodas.

Yo creo que la boda de Juan y Maribi, refleja con todo tipo de matices a lo que me refiero.

Esta boda también tiene algo especial ya que eligieron casarse en febrero, algo inusual ya que las mayorías de bodas son en primavera y verano, y eso supuso un reto añadido y un gran estimulo ya que la luz de esa época del año es distinta a la que estamos acostumbrados.

Tras meses de preparativos, nervios, ilusiones, deseos… Por fin llegó su gran día Juan y Maribi, dieron paso a una nueva etapa en común con muchos sueños y proyectos juntos. El día de su boda transcurrió más rápido de lo que podían imaginarse, y estuvo lleno de momentos de alegría y de emoción.

Maribi nos sorprendió a todos con su traje, diseñado por ella misma, con una cola real de la más larga que he visto, estaba guapísima y su alegría nos acompaño por todo el día. Después de los debidos preparativos y acompañados por las personas más queridas, los novios se encontraron en la Iglesia del Salvador, sin duda un lugar ideal para darse el Si Quiero!

La celebración continuó en la Hacienda Los Ángeles, fue todo muy bonito y elegante, y todo muy bien decorado, hasta el día quiso adornar con una pincelada de sol primaveral, que resulto agradable a los invitados. En todo momento tanto Juan como Maribi estuvieron pendiente de los demás, no pararon de saludar y abrazar a todos el mundo. La barra libre ha sido de la más divertida, un grupo tocando todo el tiempo y un divertido photocall han dado rienda suelta a la diversión, por su parte, los amigos, les dedicaron un original baile sorpresa, que hizo las delicias de los novios. y otra vez Maribi nos sorprendía con un cambio de traje, esta vez algo más informal y cómodo para aguantar hasta el último baile.

Cada vez que veo estas fotografías, no solo veo un trabajo, sino que me siento partícipe de las imágenes, es como si formara parte de cada escena y lo más importante, la naturalidad que se respira en cada una de ellas. En ningún momento, los novios se sienten “observados” o “fotografiados” y esa es en parte, la clave para conseguir un reportaje tan espontáneo y natural.

Gracias Juan y Maribi, por haber confiado plenamente en nosotros, un fuerte abrazo a los dos.